‘El asesino’ – Los vivos y los muertos

‘El asesino’ – Los vivos y los muertos

Imagen destacada

‘El asesino’ sigue un patrón argumental muy clásico que no por casualidad hace honor a su título: El del profesional en el arte de dar muerte cuyo último trabajo no sale como estaba previsto, tras lo cual no le quedará más remedio que enfrentarse a quienes le contrataron para así poder respirar tranquilo. Porque ya se sabe, en este tipo de profesiones y de películas todo se resume en matar o morir, disparar o cavar.

Es complicado no pensar en John Woo, siendo que el título remite claramente a su clásico de 1989. No obstante desde entonces ha habido otros “muchos asesinos” cuyas desventuras, sobre el papel, se describían de igual forma. Además de por la presencia de un Michael Fassbender con apariencia de turista alemán, este asesino se define y diferencia, obviamente, por la personalidad de David Fincher.

Es en verdad lo único que destaca de ‘El asesino’, la impronta visual tan aseada y elegante de un cineasta en esta ocasión poco exigido que añade algo de encanto, ni poco ni mucho, a lo que podría definir como una película de suspense y acción sin apenas suspense o acción. Fincher filma como Dios, pero su técnica no puede impulsar una historia y un guión que tienen más bien poco que ofrecer.

Algunos como Woo la habrían adornado con tiros mientras que otros como Gareth Evans lo habrían hecho con hostias. Su protagonista también podría haber sido alguien como Jason Statham o Scott Adkins, según el presupuesto. Fincher apuesta por darle algo de esa sutil y seca calma y sosiego del cine de los 70, no obstante rotos por una insistente, sobre explicativa e innecesaria voz en off que molesta más que aporta.

Fincher le da una muy buena apariencia visual y sonora a una producción que sin embargo se siente vacía y hueca. Sólida, pero cuyo trazado argumental llama al “cine de explotación” que tan sólo llega a ser en una escena. Fassbender es un protagonista muy solvente, pero tampoco tiene la presencia de un Denzel Washington capaz de hacer que ‘The Equalizer’ se presente con una dignidad por encima de sus posibilidades.

No es que ‘El asesino’ no sea una película muy digna, que lo es, más ni Fassbender ni sobre todo Fincher logran enmascarar que avanza sin grandes sorpresas hacia ninguna parte de manera “mu bonica” pero poco emocionante y sin demasiada credibilidad, siendo que sus (casi) dos horas se acaban haciendo algo largas y pesadas. Se deja ver, pero de una manera demasiado vaga para ser de alguien como Fincher.

En su momento ‘La habitación del pánico’ fue vista (injustamente) como un filme puramente alimenticio, en parte por quedar atrapada entre dos obras tan rotundas como ‘El club de la lucha’ y ‘Zodiac’. Incluso la comparación con ella muestra la relativa desgana e indiferencia de ‘El asesino’, una obra poco estimulante con la que el autor de ‘La red social’ parece resignarse a hacer contenido en lugar de cine.

Por Juan Pairet Iglesias

@Wanchopex

Original del portal El Septimo Arte

0
Las protagonistas de ‘Chicas malas’ se reúnen en el nuevo anuncio de Walmart lleno de… Bradley Cooper se disfraza de Rocket Raccoon en Halloween trayendo su personaje de ‘Guardianes de…

No hay comentarios

Aún no hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *