Frozen: El comienzo de la era helada de Disney

Frozen: El comienzo de la era helada de Disney

Para Walt Disney Studios Animation la entrada de John Lasseter en 2006 como cabeza del departamento, significó un renacimiento en ideas, historias y maneras de trabajar, haciendo hincapié en su teoría de la funcionalidad a través procesos colaborativos. Es gracias a esto que el proyecto 53 del estudio, Frozen 1: Una aventura congelada, tuvo la oportunidad de salir de su larga estancia (desde los años 40) de la bóveda de proyectos propuestos por el mismo Walt Disney, con un nuevo giro y una idea más concreta de lo que debería de ser La Reina de las nieves —cuento escrito por Christian Hans Andersen en 1845— para una audiencia moderna.

Chris Buck (Tarzán) fue el encargado de mantener la propuesta en continúa evolución hasta el punto de ser estrenada antes de lo originalmente planeado, lo que, sin duda, significó un gran reto para la producción. Durante esta etapa se unió al equipo la directora novata Jennifer Lee, coescritora de Ralph el demoledor (2012). Ella se enfrentó a terminar de delinear la historia y empezar la realización de la cinta simultáneamente.

“La historia original es muy simbólica y nosotros nos separamos un poco de eso. Queríamos hacer un filme diferente y convertir esa simbología en algo concreto cuando se viera en la pantalla”, comenta Lee.

Pero, ¿qué hace “especial” —término que utilizó Lasseter para describir la cinta— esta adaptación literaria? En primera instancia, que la historia de amor queda relegada a segundo plano, dando paso a la travesía de dos hermanas: Anna y Elsa. Ellas deberán aprender a conocerse de nuevo, puesto que la mayor ha congelado por accidente todo el reino de Arendelle y sólo Anna podrá ayudarla.

Tecnología fantástica para Frozen 1

Pero, ¿qué pasa cuando tienes una historia que se desarrolla en un invierno perpetuo donde todo está repleto de nieve? Pues, muchos de los retos para los animadores, diseñadores de arte y todos los involucrados era lograr hacer de Arendelle un lugar mágico, pero con un toque de realismo que adentrará al espectador en la película. “No estamos haciendo algo realista, pero por lo menos tenemos que inventar un mundo que sea creíble”, afirma Chris.

Es por eso que el equipo de producción se tomó muy en serio el proceso de investigación. Una de las principales fuentes de inspiración fue un viaje a Noruega realizado por el director, varios de los animadores y gente de arte. Al principio pensaban basar todo su espectro artístico en varias ciudades nórdicas, pero al final descubrieron que este país tenía todo lo que necesitaban para crear un reino mágico.

El vestuario fue otro de los procesos interesantes. Se resolvió dándole a toda la ropa de los personajes y a varios detalles del fondo un patrón tradicional noruego conocido como rosemaling, caracterizado por sus dibujos florales. Para Elsa la producción fue más allá con la recreación de un estampado con copos de nieve.

Además de darle una identidad muy clara al estilo visual de la cinta, la nieve fue considerada como un personaje más dentro de la trama. “Fue como dibujar en un lienzo totalmente limpio donde podíamos jugar con todos los colores y darle así, un simbolismo a lo que se está viendo en la pantalla”, establece Lisa Keene, asistente de dirección de arte en el proyecto.

Además de eso, los animadores innovaron diseñando software y nuevas técnicas para lograr que el elemento se viera lo más real posible. El programa más destacado de ellos fue Matterhorn, que ayudó a crear las enormes cantidades de hielo de una manera más sencilla. Pero no sólo eso, según el estudio, Frozen 1 fue en su momento la película en emplear la mayor cantidad de rigging —técnica de animación que ayuda a dar un movimiento más fluido y natural a los objetos en pantalla—, con 312 rigs para personajes, 245 en la ropa y 63 en el pelo.

Es así que después de 70 años, la cinta por fin logró salir de la lista de propuestas de Walt Disney. Y ahora, después de seis años de trabajo y ser descrita por todos los entrevistados como una cinta “única y especial”, se convirtió en un fenómeno digno del legado de Disney Animation Studios.

La música, otro personaje más

En esta ocasión, los encargados de hacer la música para Frozen 1 fueron Robert Lopez y Kristen Anderson- Lopez, famosos por su trabajo en las desinhibidas y soeces obras de teatro Avenue Q y The Book of Mormon. Se le dio tanta importancia a las partituras que Lee tuvo que reescribir varias veces el guion para lograr que la música se sintiera natural y parte de la historia. El resultado es un soundtrack con siete canciones y una narrativa fluida, según explica Buck: “No paramos la acción por las canciones. La música nos ayuda a mover la historia y eso se logró trabajando muy de cerca con los compositores hasta que evolucionaron para llegar a ser lo que son hoy”.

frozen 1

Frozen 1: Conoce a los habitantes de Arendelle

Anna
“Es una persona motivada por el amor; eso es lo más importante para ella. Por el otro lado está Elsa, repleta de miedo. Ahí chocan, creando una relación interesante y diferente a lo que hemos visto”, comenta Chris acerca de la torpe protagonista en la que recaerá el destino de su hermana y del reino. Además, tendrá que manejar sus sentimientos por Kristoff y Hans.

Elsa
Querían crear en Elsa a alguien que fuera mucho más que la villana de la historia y que se complementara con Anna. Como la misma Jennifer lo dice: “Elsa quería ser algo especial”, y aunque fue un largo proceso, al final lo lograron. “Ella es capaz de hacer cosas malas, pero encontramos una manera de hacerla relacionable”, cometa el productor Peter del Vecho (La princesa y el sapo).

Hans
Amor a primera vista… Así es la relación de Anna con este príncipe, quien después de conocerla en un solo día le propone matrimonio. Además, cuando ella desaparece, él hará lo imposible por ayudarla… con otras intenciones en mente.

Olaf
El mágico muñeco de nieve creado por Elsa tiene un significado especial para las hermanas. Con una extraña obsesión por los climas cálidos es el aliado más importante. Además es muy adorable y buen cantante.

Kristoff
Aunque Anna tiene un gran reto por delante, no estará sola en su travesía. El destino le pondrá enfrente a Kristoff, un rudo y ermitaño cosechador de hielo, quien será vital para el éxito de la misión. Con su personalidad inocente y auténtica, la princesa irá suavizando a este improbable héroe que demostrará que tiene más que dar que lo que se espera de él

Sven
El fiel compañero de Kristoff, un alce que tiene debilidad por las zanahorias y por Anna. Es la conciencia de su dueño y resultará de vital importancia para salvar al Reino de Arendelle del invierno permanente causado por Elsa.

frozen 1

Una versión de este artículo se publicó por primera vez en Cine PREMIERE #231 de diciembre de 2013.

autor Cristina Vales fue editora de Cine PREMIERE por casi tres años, sin embargo, su lado geek la ha mantenido cerca. Búsquenla si quieren hablar de Buffy la Caza Vampiros, libros y todo lo que tenga que ver con entretenimiento.

Contenido original de Cine PREMIERE

0
Neon anuncia ‘They Follow’, la secuela de ‘It Follows’ de nuevo escrita y dirigida por… Villanos de películas de terror, los mejores de la historia

No hay comentarios

Aún no hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *