Los juegos del hambre: Sinsajo – El final, los estragos de la guerra

Los juegos del hambre: Sinsajo – El final, los estragos de la guerra

En tiempos de guerra no hay ninguna garantía, excepto ésta: toda revolución, irremediablemente, tiene un final. Es imposible predecir si logrará cambiar al mundo, o si la balanza se inclinará a favor de los disidentes, o si las heridas valdrán la pena a largo plazo. Lo único con lo que siempre se puede contar es con un desenlace, y en el caso de la historia postapocalíptica escrita por Suzanne Collins, esto significa meterse de lleno —y por primera vez— a la crudeza de la batalla, así, a quemarropa, o en el caso de Katniss Everdeen, con sólo un par de flechas a la espalda. Atrás se han quedado los titubeos o conspiraciones de escritorio. Para la Sinsajo y sus aliados ha llegado el momento clave en Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 2: entrar al Capitolio, sangrar en el camino y tratar de vencer al último bastión de la dictadura.

“Podríamos decir que ésta es una cinta mucho más bélica”, nos reveló el director Francis Lawrence, quien regresa para concluir la saga. “No sé si es más violenta, porque todas las entregas anteriores han tenido sus significativas dosis de sangre, pero sí hay cosas fuertes. Claro, esto no tiene nada que ver con querer abarcar una audiencia de mayor edad. Es sólo que así lo pide la historia. Es un final violento. Katniss se adentra en la acción y va en busca del Presidente Snow. Va en busca de venganza”.

También te podría interesarLos juegos del hambre: Dónde ver y cronología de las películas.

Lo que suena como una misión suicida es también la oportunidad de la Chica en Llamas de —¡al fin!— seguir sus propias corazonadas, lejos de los dictámenes de la presidenta del Distrito 13, Alma Coin (Julianne Moore), y de los intereses tácticos y políticos de los otros líderes de la rebelión. ¿Qué hará, seguir órdenes o buscar sus propios objetivos? La conocemos lo suficiente como para saber qué opción será la ganadora; sin embargo, su camino no será fácil.

De hecho, el esperado vuelo del Sinsajo enfrenta retos que van más allá de derrotar de una vez por todas al régimen de Coriolanus Snow (Donald Sutherland). Debe ser lo suficientemente épico como para, por un lado, concluir con bombo y platillo una saga cinematográfica que ha generado más de $2,300 MDD de taquilla global y, por otro, demostrar más allá de toda duda por qué era completamente necesario dividir en dos el tercer libro de la trilogía, una decisión que se cuestionó bastante después del estreno de Sinsajo – Parte 1.

Afortunadamente, todo parece indicar que contará con los ingredientes necesarios para superar las pruebas. La cuarta y última entrega de Los juegos del hambre despide a Katniss Everdeen con un emocionante viaje al corazón de Panem —que nunca habíamos visto—, y la pone en donde la queríamos ver desde un inicio: en la cima de la rebelión y con la vida de Snow en sus manos.

En el ojo de la batalla

En Llamas y Sinsajo – Parte 1 nos mostraron a una Katniss renuente a la lucha, Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 2 nos trae a una heroína impaciente por ir al frente y obtener justicia. Tras despertar herida por los ataques de un trastornado Peeta (Josh Hutcherson), es asignada al Escuadrón 451, formado por un grupo de soldados estrella destinados a ser la imagen de la toma del Capitolio.

Nuestros aliados favoritos del Distrito 13 —apenas presentados en la secuela anterior— finalmente tendrán la oportunidad de demostrar de qué están hechos, pues serán elementos clave de la misión. Tal es el caso de Boggs (Mahershala Ali), Cressida (Natalie Dormer) y Messalla (Evan Ross). En dicho pelotón también se encuentran los consentidos de la audiencia: Gale (Liam Hemsworth), Finnick (Sam Claflin) y hasta Peeta, con todo y su problema de distorsión de la realidad, a los que además se unirán nuevas caras militares que ayudarán a Katniss durante la avanzada.

La travesía de este escuadrón nos mostrará un paisaje nuevo y muy hostil, que sólo habíamos visto de lejos y desde las ventanas de la suite de Katniss durante aquellos tiempos en que entrenaba como tributo. En esta cinta, el subterráneo y claustrofóbico Distrito 13 da paso a las amplias y peligrosas calles del Capitolio, donde se librará la lucha final. Para conseguir las locaciones con la apariencia distópica adecuada, la producción dejó Atlanta (en donde se recreó el Distrito 13) y viajó al Viejo Mundo. Ahí, el director eligió parajes a las afueras de París y Berlín:

“No quise utilizar el CGI para crearla porque soy fan de usar locaciones reales siempre que se pueda. Así, cuando añades los elementos digitales, lo haces sobre un ambiente real que luce auténtico. Es bastante retador porque no controlas todos los elementos, el clima cambiante o incluso a la gente. En París llevábamos dos semanas y los habitantes ya estaban molestos. Nos arrojaban cosas por las ventanas (ríe). Pero el resultado lo vale”.

los juegos del hambre sinsajo parte 2

Continúa leyendo: Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 2, el final de la revolución.

Según el realizador, el reto principal fue recrear, en locaciones reales, a los ingeniosos mecanismos de la muerte que el Presidente Snow les tiene preparados a los rebeldes. Pisar el Capitolio nunca fue tan peligroso como ahora pues, aunque los Juegos del Hambre hayan quedado atrás, la violencia sigue siendo una fuente de entretenimiento para el gobierno, tan afecto a asesinar a sus adversarios de la forma más espectacular posible. Katniss y su grupo de soldados tendrán que volver a sufrir un recorrido de obstáculos al estilo rally, muy parecido a lo que vimos en las pasadas ediciones del mortífero certamen.

“La idea de la guerra convertida en algo enfermamente lúdico y que ha permeado toda la saga se conserva hasta el final, incluso en plena batalla. Fue muy divertido crear las trampas que Snow dispone en las calles y túneles porque son muy visuales, pero tuvimos que averiguar cómo funcionarían en locaciones reales, cuál sería su carácter físico”, explicó el director, quien tuvo que buscar rincones adecuados para cada vaina. “Por ejemplo, hay una secuencia en la que se derraman grandes cantidades de aceite tóxico. No podíamos hacer eso en una calle abierta, así que buscamos una cuadra en la ciudad que estuviera cerrada, en la que pudiéramos poner a la gente en una especie de pecera que se llenara”.

Con esta suerte de obstáculos, escenarios y emociones, la cuarta entrega de la saga nos recordará, más que nunca, aquello que suele olvidarse a la hora de seguir los pasos de nuestros héroes favoritos: que la guerra es caótica, deja marcas imborrables y, sobre todo, es complicado distinguir a los buenos de los malos. No importa si se tiene a un Sinsajo, si se es rebelde o habitante del Capitolio… si se trata de Panem o del mundo real.

Adiós a la chica en llamas

“Agridulce”, “emotivo”, “triste, pero necesario” fueron algunos de los adjetivos utilizados por el director y el elenco para describir el último día en el set, hace aproximadamente un año en Berlín y tras nueve meses de rodaje continuo (la producción filmó Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1 y Parte 2 una tras otra).

“Concluirla fue muy satisfactorio para mí y puedo prometer que será lo mismo para la audiencia. Sobre todo, porque, ¡nunca habíamos tenido un final! Ninguna de las entregas anteriores realmente terminaba. Se quedaba en una suerte de ‘continuará’. Aquí sí hay una resolución: todas las energías, relaciones, ideas y sueños que hemos construido crecen y concluyen. No estamos haciendo guiños a posibles futuras películas. Si Suzanne Collins escribe más historias, qué mejor. Pero, por lo pronto, este sí es el adiós”, reveló Francis, quien ha dirigido las últimas tres entregas de la saga.

los juegos del hambre sinsajo parte 2

De esta forma, la historia de Katniss Everdeen —la chica que sólo quería proteger a su hermana y terminó por convertirse en una revolucionaria— finaliza como empezó: demostrando en un tiempo específico y necesitado de la industria del entretenimiento que una heroína de acción puede conquistar públicos masivos. Y no cualquier heroína, sino un personaje femenino que, además, es adolescente. Así como Katniss rara vez hizo lo que se esperaba de “una chica”, su franquicia se rehusó a quedarse encasillada.

“Había dos creencias principales”, dijo la productora Nina Jacobson. “Una era que las mujeres se podían identificar con personajes masculinos, pero que los hombres no podían hacer los mismo con heroínas. La otra era que la edad de tu protagonista era un reflejo de la edad de tu audiencia. Entonces, siempre tratabas de elegir actores un poco más grandes de lo que se decía en los libros, porque según esto nadie podía sentir empatía por un personaje más joven. Harry Potter probó que eso no era cierto. Lo que sí es que se necesitan materiales muy especiales para trascender esas convenciones. Al final, los problemas de jóvenes y adultos sí son diferentes. Por ello, necesitas verdadero drama y un gran universo, como aquí. La clave no está en hacer películas young adult, sino en hacer personajes jóvenes universales”.

De cierta forma, se podría decir que la saga fue como un sinsajo en sí misma; es decir, una nueva “especie” de franquicia, que se salió de los esquemas “juveniles” y se convirtió en una forma de entretenimiento que rompió convenciones. Hace cuatro años arrancó cuando había sed por fantasías que apelaran a múltiples audiencias; ahora, finaliza en medio de las protestas y debates sobre el lugar de las mujeres y heroínas en Hollywood. Así es como Katniss aboga una última vez por mandar al diablo las creencias y convenciones de edad y de género. Ha llegado la revolución y, gracias a ella, ni Panem ni la industria del entretenimiento volverán a ser los mismos.

Una versión de este artículo se publicó por primera vez en la Edición Especial de Los Juegos del Hambre: Sinsajo – El Final de Cine PREMIERE en noviembre de 2015.

También te recomendamos leer:

autor Periodista, editora en Cine PREMIERE y bailarina frustrada en sus ratos libres. Gustosa del cine, la literatura, el tango, los datos inútiles y de la oportunidad de desvelarse haciendo lo que sea.

Contenido original de Cine PREMIERE

0
Young Avengers: ¿Quiénes son y cómo quedaría conformado el equipo en el MCU? Indiana Jones y el dial del destino: ¿Cuándo y dónde ver en streaming?

No hay comentarios

Aún no hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *