Boogeyman: Tu miedo es real – Crítica de la película

Boogeyman: Tu miedo es real – Crítica de la película

El género de terror se presta mucho para presentar dramas familiares oscuros y melancólicos en el cine. Es simple: los traumas, las obsesiones y el sopor que vienen tras vivir una tragedia usualmente encajan a la perfección con los elementos que, casi siempre, se ven en estas cintas. La película Boogeyman: Tu miedo es real es producto de esta fórmula, pero es un producto raro, por decir lo menos, pues se atreve a renegar un poco de lo que se ha hecho por años al hablar del luto, olvidando los convencionalismos para entretener sobremanera e incluso a ratos ser divertida. Una combinación curiosa, pero funcional.

La muerte de un ser querido es, la mayoría de las veces, el punto de partida de estas historias que aprovechan la melancolía para incomodar al espectador. Sin embargo, es común que suceda que, al tratar de enfocarse en los sentimientos de quienes sufren la pérdida, los relatos se vuelvan densos y pesimistas para evocar el terror desde la vulnerabilidad de los protagonistas. Esto para nada es algo que esté mal, y se agradece la valentía de una gran cantidad de cineastas para convertir experiencias agotadoras y sofocantes en verdaderas pesadillas.

película boogeyman
Crítica de la película Boogeyman: Tu miedo es real

Lo cierto es que los giros, en cualquier ámbito de la producción de largometrajes, siempre serán bienvenidos también. Por ello, lo que propone el director Rob Savage es un acierto: en pantalla vemos qué sucede cuando toda esa densidad se sintetiza lo más que se puede hasta llegar a ser literal, dejando algo que tiene símbolos muy poco sutiles. Aquí, el dolor y el duelo son un monstruo con todo el estilo de John Carpenter y H.R. Giger, y sus víctimas serán un padre y sus dos hijas, una adolescente y una niña. Personajes arquetípicos que se encuentran en una película de Steven Spielberg o Tobe Hooper.

Para armar esta batalla de “monstruo vs. humanos”, Savage y los guionistas Mark Heyman, Scott Beck y Bryan Woods —quienes mantienen el tono aventurero de su magnífica cinta Un lugar en silencio (2018)— tomaron como base un cuento de Stephen King publicado en 1973. En ése cuento, también llamado Boogeyman, se narra la visita de Lester Billings al consultorio del Dr. Harper, un psicólogo que acaba de conocer. A lo largo de 18 páginas, presenciamos una conversación en la que el paciente le confiesa al terapeuta que siente una gran culpa por haber dejado que sus hijos fueran asesinados por “el hombre de la bolsa”, una figura tenebrosa que ataca en la oscuridad y espera escondido.

En esta adaptación, el enfoque no es la vida de Lester (un escalofriante David Dastmalchian, quien pudo haber tenido más tiempo a cuadro). Apropiadamente, se expande la historia para mostrarnos la cotidianidad del Dr. Will Harper (Chris Messina), quien enviudó recientemente y ahora cuida a sus hijas Sadie (Sophie Tatcher) y Sawyer (Vivien Lyra Blair, robándose sus escenas con gran carisma). Después de que su madre fallece, empiezan a pasar cosas en su casa y todo se asemeja mucho a lo relatado por Billings. ¿Podrán hacerle frente a la criatura?

Crítica de la película Boogeyman: Tu miedo es real.

Si bien, el cuento resulta escalofriante por la manera en que la prosa frenética de King transmite a la perfección la angustia de un padre atormentado, la expansión fílmica triunfa al poner el reflector en otro problema, ya que permite capturar la soledad y el aislamiento durante la etapa del duelo.

De hecho, llama la atención que, durante el primer acto, se utiliza el truco de no mostrar demasiado al monstruo y sólo sugerirlo. Esto sirve para que el público se contagie de la tristeza de los personajes. Aunque en esta parte el ritmo es algo pausado y contemplativo, la espera vale la pena, pues cuando la melancolía se yuxtapone con los jumpscares y las técnicas ochenteras del cine de terror, el resultado es excepcional. Utilizando la pena de las protagonistas como su principal motor para impulsarlas a luchar contra la criatura, se crea un coming-of-age que de manera orgánica dialoga con temas sensibles y escabrosos.

No sorprende que el filme sea producido por Shawn Levy, Dan Cohen y Dan Levine, de la compañía 21 Laps, pues de forma nada velada se presentan varias escenas que son muy parecidas a lo visto en Stranger Things. También, casi al final, hay un estremecedor y muy bien ejecutado homenaje a Poltergeist: Juegos diabólicos (1982).

película boogeyman

La película Boogeyman es una gran opción para quienes disfrutan de historias que no temen experimentar. Su mezcla de estilos es descabellada, pero está muy bien justificada. Es prueba de que las narrativas de antaño pueden seguir siendo frescas, aunque sean interpretadas bajo una perspectiva moderna.

mm Me fascina escribir, escuchar, leer y comentar todo lo relacionado con el cine. Me encanta la música y soy fan de The Beatles, Fleetwood Mac y Paramore. Mis películas favoritas son Rocky y Back to the Future y obvio algún día subiré los “Philly Steps” y conduciré un DeLorean. Fiel creyente de que el cine es la mejor máquina teletransportadora, y también de que en la pantalla grande todos nos podemos ver representados.
0
Aquaman 2: James Wan habla de los reajustes en la secuela por el reinicio del… ¿Cuándo se estrena Spider-Man: Beyond the Spider-Verse?

No hay comentarios

Aún no hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *